Terapia Floral

En la terapia floral se emplean elíxires extraídos de diferentes flores, con métodos que respetan la naturaleza y las cualidades vitales de los vegetales, no contienen ningún elemento químico, tan solo la energía sutil de la flor. Cuando entran en contacto con otro ser vivo potencian las cualidades positivas atribuidas a cada una de ellas. Nos ayudan a aliviar o a superar los síntomas físicos y los estados de ánimo actuales o los que persisten en el tiempo, estas actúan de igual forma en el plano físico, emocional y mental, así como en los planos más sutiles. 

La terapia floral es considerada medicina vibracional y se usa como un acompañamiento complementario al proceso terapéutico, a través de la preparación de fórmulas personales.

Tras la muerte del Dr. Edward Bach, creador del primer sistema floral, han ido apareciendo otros sistemas que complementan con gran especificidad la desarmonía emocional por la que puede pasar una persona; entre los sistemas más conocidos y con los cuales trabajamos están las Flores de Bach, Flores del Mediterráneo, Orquídeas, Rosas de Percival, Flores del Alba, así como también esencias minerales, de cuarzos y gemas, por mencionar algunas.

A través de esta técnica se pueden atender de modo complementario distintos malestares físicos y emocionales, como por ejemplo:

  • Físicos: Dolores generalizados, contracturas, nerviosismo, obesidad, enfermedades reumáticas, úlceras, problemas circulatorios, trastornos alimenticios, insomnio, migrañas.
  • Emocionales: Miedos, pánico, depresión, tristeza, nostalgia, inseguridad, indecisión, impaciencia, ira, rencor, culpa, duelos, pérdidas, agresiones, autoestima