Es una técnica que conjuga el poder de la energía de los cristales con la técnica japonesa del Reiki, logrando un efecto auto sanador por excelencia.

 

 

TODAS LAS TERAPIAS ESTARÁN ACOMPAÑADAS POR UNA FÓRMULA VIBRACIONAL
PERSONALIZADA PARA ASISTIR AL PACIENTE EN SU PROPIO PROCESO DE SANACIÓN.