Se utiliza la aplicación terapéutica del color (espectro visible de la radiación electromagnética) para restablecer la salud, ya que la diferente frecuencia de los colores ejercen una influencia física, psíquica y emocional que mejora el estado anímico y genera un estado de bienestar integral en el paciente.