El reiki es una terapia complementaria a la medicina convencional, creada por el maestro japonés Mikao Usui, quien la definió como “terapia energética”.

El reiki potencia el equilibrio de la energía vital del organismo humano, su efecto terapéutico se produce cuando el terapeuta, que es un canal, dirige la energía del universo hacia el paciente, mediante una serie de imposiciones de manos en las que el reikista toca suavemente el cuerpo del receptor.

El reiki equilibra y restaura la energía del organismo y favorece la capacidad del cuerpo para sanarse a sí mismo; a nivel psicológico, el reiki sumerge al paciente en un profundo estado de relajación y paz, muy beneficioso en casos de depresión o estrés, y permite profundizar más en los procesos mentales que nos mantienen atados a nuestros problemas. A nivel físico el reiki calma el dolor, refuerza el sistema inmunológico y fortalece el cuerpo ante cualquier enfermedad.

 

Beneficios y aplicaciones del Reiki

Estos son algunos de los muchos beneficios que el Reiki nos puede aportar:

  • Actúa a todo nivel: físico, mental, emocional y espiritual.
  • Favorece la auto-curación porque libera la propia energía curativa.
  • Fortalece la mente, el cuerpo y el espíritu.
  • Equilibra la frecuencia vibratoria del cuerpo y de la mente.
  • Produce relajación profunda.
  • Libera bloqueos y purifica toxinas.
  • Equilibra los centros energéticos (chacras).
  • Restablece la armonía y fluye en cantidad ilimitada.
  • Ayuda al crecimiento personal y espiritual.
  • Aporta beneficios mentales y hace sentirse más contento con la vida.
  • Da más confianza en uno mismo y potencia la autoestima.
  • Desarrolla el propio potencial humano y espiritual.
  • Potencia los propios recursos y el triunfo.
  • Combate el estrés.
  • Aporta más facilidad para superar las crisis.
  • Ayuda a encontrarse a uno mismo.
  • Eleva al ser a la Comprensión.

Sus aplicaciones son infinitas:

  • Personas, animales, plantas.
  • Alimentos, productos de belleza, medicinas, objetos inanimados.
  • Limpieza de casas, estancias, objetos.
  • Protecciones (casa, coche, personas, mascotas…)
  • Carga de piedras, cristales, amuletos…
  • Agilización de trámites.
  • Casos de urgencia, accidentes, enfermedades, operaciones, dolencias…
  • Tratamientos de estética, masajes…
  • Embarazo y recién nacidos.
  • Asistencia a la muerte.
  • Búsqueda de trabajo, casa, pareja…
  • Mejora en las relaciones, economía…
  • Vida sexual y de pareja.
  • Eliminación de hábitos nocivos.
  • Modificación de actitudes y comportamientos.