Av. Tomás Marzano 1284, Miraflores
447-1077
Talleres 964 364 234
Área Académica 933 742 117

Todos hemos escuchado sobre las llamadas de los ángeles guardianes, o sobre cómo pueden proporcionarnos consejos provenientes de los reinos espirituales para ayudarnos a tomar decisiones importantes e incluso guiarnos en tiempos difíciles. Sin embargo, hay ocasiones en que sentimos que nuestros guías espirituales no se comunican con nosotros.

Justo antes de que todos naciéramos, reunimos al equipo de ángeles guardianes que nos rodeaba. Nuestros guías espirituales nos acompañaron desde el principio y nos guiaron y nos enviaron mensajes, aunque probablemente nunca los reconocimos.

Todos a veces hemos evitado alguna calle, ya que nos dio una sensación fuerte e inexplicable de peligro potencial. Todos hemos tenido a veces las respuestas a problemas difíciles que aparecen en nuestra cabeza, sabiendo que tienen razón.

Todo esto puede ser nuestro guía espiritual que establece la comunicación con nosotros y nos envía mensajes directamente a nuestro subconsciente.

Si bien las relaciones con los ángeles guardianes son diferentes, existen ciertos pasos que podemos seguir para abrirnos más a la presencia de ellos y también para profundizar nuestro vínculo con nuestro plano espiritual para que podamos escuchar mejor los mensajes de ellos.

Invita a nuestros ángeles guardianes a desempeñar roles más directos en nuestras vidas

Nuestros guías espirituales ya desempeñan algún papel en nuestra vida e intentan guiarnos y evitar que suframos algún daño. La invitación será más sobre nosotros, lo que nos indicará a los dos que estamos preparados para participar más activamente con ellos.

Podemos encontrar un espacio tranquilo donde podamos relajarnos y también despejar nuestra mente de la turbulencia durante el día. Debemos centrarnos en enviar mensajes claros a nuestro plano espiritual, haciendo nuestra invitación enviando cada palabra con nuestros pensamientos. Podemos intentar algo como esto:

‘Guías espirituales, los invito a mi espacio y a mi vida. Estoy agradecido por la ayuda que me brindaron, incluso si no siempre la reconocí por lo que era y me gustaría establecer nuestra conexión”.

Podemos repetir esto unas cuantas veces, y después de eso, cerrar nuestra comunicación. Entonces, tenemos que ser pacientes, ya que nuestros guías espirituales responderán correctamente cuando crean que deberían hacerlo.

No debemos forzarlos sino simplemente esperar cualquier señal de ellos. Podemos repetir la invitación en algunas ocasiones. Una vez, cuando nos sentimos felices por comunicar nuestro mensaje con gratitud en nuestro corazón, podemos cambiar nuestra invitación.